USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

NIPPON-TOUR
 escrito por Luisinho
Para añadir este  a tus favoritos deberás registrarte o identificarte
Luisinho
04-10-2011
El Teatro Japonés y las Artes Plásticas
Seas o no seas un aficionado al teatro japonés, este libro es un elemento importante en una librería cultural variada, perfecto para pasar el rato hojeándolo.

Nunca he ido a ver una obra de teatro japonesa. Nou o Kabuki, igual me da. Son algo totalmente desconocido para mí por lo que, libros como "El teatro japonés y las artes plásticas", de Javier Vives Rego (Satori Ediciones, disponible en FantasyTienda) son esenciales para gente como yo, que quiere pero no puede acercarse al mundo del arte dramático japonés y más si tenemos en cuenta que el susodicho (o sea, yo) sea un fanático empedernido de la cultura nipona y quiera dominar cada rama artística, tecnológica o lingüística en la que Japón esté implicado.

Con esa intención comencé a leer este corto pero intenso ensayo y me lo he acabado en un día. ¿Queréis saber más?

El libro trata de las artes escénicas japonesas pero también de otras ramas artísticas como lo es la jardinería, la pintura o la arquitectura. Más bien diría que se trata de un ensayo que analiza levemente cada elemento artístico de la cultura japonesa y, además, le da una interpretación a la vida diaria de los japoneses. Es bien sabido ya por todos que la cultura japonesa no es superficial, sino que se arraiga desde la raíz del individuo y gobierna casi toda su lógica, dotando de misticismo y tradicionalidad a sus actividades diarias.

Es algo innato, una forma de vida totalmente diferente y con unas características muy marcadas. Por eso, Javier Vives habla de todo un poco pero sin profundizar y nos damos cuenta enseguida de que este libro nos aportará mucha cultura japonesa. Ese fue mi caso cuando comencé a leer y me encontré con los orígenes del teatro japonés y las primeras danzas que derivaron a lo que ahora conocemos con artes escénicas japonesa.

Todo comenzó con en el siglo VIII aproximadamente, inspiradas por un entorno religioso del sintoísmo que luego, después de idas y venidas de corrientes artísticas chinas, derivó en el bugaku, una danza que sólo era catada por los nobles, acompañada de una música gagaku. El autor divide el bubaku en origen, características, escena, máscaras, vestuario, movimientos y música, y este esquema se repite a través del ensayo, analizando el teatro nou –un teatro tradicional japonés de origen religioso y de gran solemnidad–, el teatro kyougen –basado en diálogos cómicos y populares–, el carismático bunraku –teatro de marionetas–, y el kabuki –famoso teatro del populacho.

Antes dije que en el libro se nombra la jardinería, pintura y arquitectura, y es que dentro del apartado del teatro Nou se tocan estos temas para aplicar un elemento artístico complicado que se utiliza en el teatro: el fluir del vacío. Según el autor del libro, el vacío es la vacuidad de lo que rodea al teatro nou. Este sentido del vacío no es sólo algo del teatro, también del día a día en la antigüedad (tan sólo nos hace falta ver cualquier película japonesa para darnos cuentas que los escenarios representan ese inexplicable vacío). Fue la parte más interesante del libro porque en medio de todas esas explicaciones artísticas, vestuarios, formas de actuar y demás, encontré una fuente de filosofía que no había leído jamás; existe en la pintura, en la arquitectura y también en la jardinería.

El libro está acompañado de fotografías (en blanco y negro) que te ayudan a hacerte una idea con los escenarios que nos muestran, vacíos y espaciosos, llenos de paz. Hay otro elemento que también se explica llamado “la búsqueda de la horizontalidad” que es realmente interesante para los aficionados al arte y para los que como yo, tienen curiosidad por el mundo del teatro japonés. Es algo así como la búsqueda de un desarrollo sensiblemente plano, con pequeñas oscilaciones verticales tanto el espacio como en la música.

Cuando tocamos al famoso kabuki, gracias a haberme leído antes el libro "Kabuki. Teatro tradicional japonés" (también de la editorial Satori, disponible en FantasyTienda), resucité muchísimos conocimientos que había adquirido; palabras como hanamichi o las poses “mie” no me descolocaron tanto como sí lo hicieron otros términos referentes al kyougen o al teatro nou. La verdad es que si tuviera que quedarme con algún tipo de expresión escenográfica, me quedaría con el kabuki y también con el bunraku (el teatro de marionetas) por sus orígenes cercanos (la mundicia general) y por sus desenfadadas puestas en escena. El kabuki en esencia es colorido y su música alegre; no es como el teatro nou, mucho más sobrio y también, más refinado.

En definitiva, el mundo de las artes escénicas japonesas es un eterno paraíso, un viaje sin final que no termina en su estudio superficial, sino que podría seguir hasta llegar a rincones insospechados. Algún día, después de haber devorado tantos libros que tratan de esto, podré dar rienda suelta a mis sueños, y me sentaré cerca de un escenario donde representen una obra, ya sea nou o kabuki, y podré comprobar si es verdad lo que tanto alaban en los libros por mí mismo. "El teatro japonés y las artes plásticas", de Javier Vives, es un libro completo e inteligente, que da una mirada general a estas artes tan desconocidas aquí en España.

Con su lectura, no sólo estarás aportando a tu vida un mundo rico en variedades novedosas, sino que estarás adentrándote un poco más en una cultura incansable y milenaria que, si eres como yo, te atrapará sin remedio. Además, la edición no escatima en pie de páginas, explicándote brevemente pero de forma certera los términos usados, personajes que aparecen, u otras referencias bibliográficas; las fotos están en blanco y negro y eso es un punto en contra, teniendo en cuenta que la forma de los vestuarios, los colores y el fondo de la fotografía son muy importantes con color, porque impactará mejor en nuestra mente y nos quedaremos con los detalles, pero este fallo lo compensa con una bibliografía final extensa y un glosario muy ordenado de los diferentes términos que aparecen a lo largo del ensayo.

Sin lugar a dudas, seas o no seas un aficionado al teatro japonés, este libro es un elemento importante en una librería cultural variada, perfecto para pasar el rato hojeándolo y terminar apuntando los términos más importantes para memorizarlos. ¡Nunca sabemos cuándo podremos necesitarlos!