USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

NIPPON-TOUR
 escrito por Karini
Para añadir este artículo a tus favoritos deberás registrarte o identificarte
Karini
30-05-2006
Salsa caliente de Japón
La música popular cubana cuenta con espacios bien establecidos en Japón.

No solo Nora y la Orquesta de la Luz, por cierto, reagrupada hace poco tiempo luego de su dispersión. La música popular cubana, sobre todo la que se mueve en el entorno del son, goza de vida propia y cuenta con espacios y circuitos bien establecidos. Basta con caminar un fin de semana por el sector de Roppongi, en la capital nipona, para apreciar la alta demanda del público que desea acceder a las salsotecas de moda —Salsa Sudada, La Rumba y La Bodeguita se disputan la primacía—, o un poco más allá, en el barrio de Shibuya, tropezar con el anuncio de un festival de salsa, de extenso cartel, con predominio de música de la isla caribeña.

Se conoce bien cómo hacia la medianía del siglo pasado, durante la edad dorada del mambo, los japoneses comenzaron a acercarse a las músicas latinas. Muchos guardan la memoria del maestro Mizago al frente de los Tokyo Cuban Boys, orquesta armada a imagen y semejanza de los Lecuona Cuban Boys. No por gusto uno de los temas de mayor pegada de la banda fue Siboney.

De aquella época sobrevive la orquesta de Toru Arima. Se trata del proyecto de un músico que se fascinó con el mambo, el cha cha cha, el danzón, aunque también por la samba brasileña y el tango argentino. Arima solía montar a sus músicos en un avión y viajar a América Latina para confrontar sus fuentes sonoras. Mas le quedó un sueño pendiente: desembarcar en Cuba. Su viuda ha querido mantener viva la orquesta y promete cumplir el deseo de su esposo. Bajo el nombre Toru Arima y Noche Cubana resulta un hecho curioso asistir a un espectáculo de la banda en la Yamaha Hall, en el elegante sector de Ginza. A sala repleta, los músicos, enfundados en coloridas camisas rumberas, ejecutan espléndidos y nostálgicos boleros y rítmicas piezas antillanas, un repertorio de nombres familiares como los de los puertorriqueños Rafael Hernández y Boby Capó, el mexicano Agustín Lara y los cubanos José Antonio Méndez y Benny Moré.

Pero el salto de la tradición a la contemporaneidad, de la salsa a la timba, se explica a partir de la actividad de la Orquesta del Sol. Dos músicos de gran olfato y extraordinario talento, el pianista Ken Manumura y el percusionista Pecker, fundaron la agrupación en los 70 con la mirada puesta en el fenómeno que se daba alrededor de la Fania All Stars, en Nueva York. Pero cuando poco después entraron en contacto directo con la producción sonora cubana, y se empaparon con los aires de Adalberto Álvarez y Pacho Alonso, de la Aragón y Rumbavana, de los Van Van e Irakere, se percataron que detrás de la salsa neoyorquina habían muy profundas y ricas raíces que, lejos de agotarse, se enriquecían con nuevos desarrollos desde La Habana hasta Santiago. El propio Pecker confiesa que para su crecimiento como percusionista fue providencial su encuentro con Los Papines.

Si bien la Orquesta de la Luz, fundada después por músicos que comenzaron a la vera de la del Sol, alcanzó reconocimiento internacional, se reconoce a esta última como la que sentó las pautas del movimiento sonero actual japonés. Debe hacerse notar su excelencia interpretativa y su propia marca de identidad.

Otras agrupaciones alimentan hoy día el caudal de la música japonesa de inspiración cubana. En cierta medida el movimiento se ha favorecido por la presencia de dos notables músicos criollos, Pedro y Luis Valle, hermanos de Maraca y Yumurí. Con la orquesta Tropicante y el grupo Pedro Valle & Afrocubanos han contribuido a que muchos instrumentistas y vocalistas japoneses se familiaricen con la dicción característica de la música bailable más actual y con los acentos del jazz latino.

Llama la atención cómo los aires más montunos pueden expresarse en el repertorio de Sabrosura del Sonido, que cuenta con una experiencia entrañable en el Festival MatamoroSon, de Santiago de Cuba, y Kachimba.

Y si se trata de jóvenes revelaciones femeninas, los seguidores del movimiento señalan con insistencia los nombres de Masayo y Alisa Sunaga. La primera proviene de Sapporo, al norte del archipiélago, donde convirtió en un éxito la versión salsera de un tema local, So Ran (Diosa del mar), con el aporte del maestro de la percusión Amadito Valdés. Alisa recuerda por su timbre la proyección de Haila Mompié. Con una mayor cercanía al lenguaje jazzístico transitan por un camino promisorio Las Giraldillas, una pequeña banda de muchachas que han estudiado con Giraldo Piloto, Richard Egües y Maraca. Aunque en este terreno, sin lugar a dudas, las palmas se las lleva el grupo Funky Ritsuko Version, en el cual figura uno de los antiguos Tokyo Cuban Boys, el experimentado conguero Nomi.

Para estar al tanto de tan variada animación basta con suscribirse a la revista Latina, de larga data y con producciones discográficas que cubren el espectro de las músicas de nuestro continente, y el magazine Salsa 120 %, que bajo los auspicios de la infatigable Azusa Morimura, ofrece una cartelera actualizada de todas las posibilidades de disfrute de la música cubana en Japón. O puede seguirse el curso de las novedades del sello disquero Ahora Corporation. Conversar con su presidente, Masashi Takahashi, en la oficina que ocupa en el pintoresco arrabal de Ogikubo, en las afueras de Tokio, hace sentir al interlocutor cubano como si nunca hubiera salido de la isla antillana.

Buscador

BlogRoll

En esta web podrás encontrar imágenes de los lugares más bellos y además subir tus fotografías.

Suscripciones

¿quieres recibir un aviso de actualizaciones? (0 suscritos)

Síguenos en...

ChatBox

Nick/Nombre:

¿, quieres BlaBla?:

Últimos comentarios

 zlugJcZax7Xu en Matrix Revolution llegará cargada de efectos especiales "made in japan": thanks for posting this, siu wah... this is vince, by the wa...
 ANA LAURA ALVAREZ en ?CUP NOODLE? (sopa de fideos instantánea): mi nombre es Ana Laura Alvarez de Cartago Copsta Rica, tengo...
 Arturo Alvarado Rossano en Yoko Watanabe, soprano: Yoko Watanabe. Mujer de una sensibilidad fabulosa en el bel ...
 ZEbEFNtGSRqpQnRFmKl en Y en el futuro...: Your article was ecxlelent and erudite.
 CMkBFKcoDhLarwELYF en GRAN JAPÓN: I guess what I could do or should do is to idtuonrce Finnair...
 WjGwWKuWwAVL en Las ciudades del futuro a debate en el Congreso Mundial de Arquitectura: funes / No se puede creer. Somos de cuarta.Esta bien, esto...
 Arturo en El heredero "andalú" del samurái: Virginio no hablaba ceceando exageradamente. Tenía acento a...
 Otaku-despistado en Japan Week 2012: Hola, me gustaria pegruntar algunas cosas:¿se sabe en...
 Blankaaa en Homosexualidad, maldad y muerte en la cultura japonesa: ¿Qué pinta Rem ahi? Rem no es homo sexual, ni tiene pluma....
 YfQRApnB en Alojamiento en Japón: It's a pleasure to find someone who can identify the iusess ...
 BzmqlZdYt en Harakiri o Seppuku: I love that we're getting piopisolhhcal on fat but, I can't ...
 Anónimo en Técnicas Manga (I): Sombreado: mira en los blogs ahí tienes un taller de dibujo... no actu...
 Anónimo en La antigua religión japonesa: mira en los blogs ahí tienes un taller de dibujo... no actu...
 freelander en Ninjutsu: me gudtaria iniciarme en el ninjutsu pero tengo 35 años y n...
 freelander en Watsu: me gudtaria iniciarme en el ninjutsu pero tengo 35 años y n...

Estadísticas

Visitas totales (reales): 140407
Visitas de hoy: 194 (70 únicas)
Visitas activas (4): 4 invitados
Maximo de Usuarios: 61 (05-09-2012)
Páginas mostradas desde 01-01-2020: 189156